Lifestyle

De una personalidad, un interiorismo: JAIME LACASA

Decoración Jaime Lacasa interiorismo

Cuando quien crea un espacio es tan aventurero y versátil en su vida cotidiana como lo es Jaime Lacasa, surgen proyectos de interiorismo tan sorprendentes y eclécticamente perfectos como lo es su refugio madrileño en el barrio de Justicia. Interiorista de profesión, pero también piloto y propietario de dos tiendas de moda masculina, Jaime Lacasa recrea su pasión por la formación Humanística y el arte en este piso de la calle Argensola, una vivienda tan singular como espaciosa, dotada de alrededor de 240 metros cuadrados.

Y no sólo el arte y la cultura contemporánea quedan reflejados en este diseño de interiores, que combina magistralmente la utilización equitativa de metal y madera, sino también la Historia, materia en relación con la cual Lacasa cursó sus estudios universitarios. Una historia que se materializa, no sólo en la estructura, un edificio rehabilitado del siglo XX, sino también en la decoración de las estancias, todas y cada una de las cuales acogen objetos y piezas de mobiliario procedentes de sus incontables viajes por el mundo. Así, es posible ver desde exóticas alfombras de la India de colores sobrios y neutros, a lámparas vintage o retro de estilo industrial, sin olvidar sus infinitos cuadros clásicos y esculturas.

Un interiorismo que, sin duda, es fiel retrato de la personalidad de su creador, y no sólo en el eclecticismo clásico-contemporáneo y artístico de su forma de ver el mundo, sino también en el toque masculino de los espacios, con predominio del gris ceniza, y el b&w, binomio decorativo que queda impregnado también en las decenas de fotografías e ilustraciones repartidas por toda la casa. La cocina, por ejemplo, es un buen ejemplo de este predominio del claro-oscuro, un interiorismo predominantemente de color negro pero con altas dosis de iluminación natural.

Al margen de la elegancia y el flujo de culturas, Jaime Lacasa apuesta en su refugio madrileño por la amplitud de espacios. Configura su casa en torno a dos zonas claramente diferenciadas: una pública, integrando la entrada, varios salones y una biblioteca; y otra más privada, con dos dormitorios y los baños. El enlace entre ambos universos lo ejerce la cocina. Aun así, el interiorista Jaime Lacasa opta por la eliminación de barreras visuales, reduciendo los muros a la mínima expresión y optando por semimuros o cristaleras con marco de forja.

Sillas de diseño en madera en perfecta conjugación con mobiliario industrial, como lámparas de techo todo metal, taburetes acero o sillones orejeros de polipiel, acaban de conformar este sofisticado espacio MIX&MATCH, tan fiel reflejo de su carácter como de su polifacética y cosmopolita vida.

Fotografías: Lupe Clemente

Artículo anterior Artículo siguiente

También te puede interesar

No hay comentarios

Deja un comentario

Accept

Estamos utilizando cookies. Al navegar por nuestros sitios web, las cookies se almacenan en su ordenador. Por favor, consulte nuestra Política de Cookies